top of page

Semilleros de Amor


Dentro de cada uno se encuentra codificada la luz divina que da como resultado la vida

expresada en la materia. Tenemos cuerpos que producen energía a partir del núcleo

latente en nuestro ser. Antes de nacer cuando nuestra alma forma parte del gran espíritu

elige, según la ley de evolución, la mejor manera para ascender en su camino hacia la

fuente suprema; una vez con esa claridad y el deseo ferviente por encarnar de nuevo un

cuerpo físico, deposita en su núcleo la información concerniente para lograr dicho

propósito y una vez registrada en la biblioteca universal, forma parte del banco de

semillas donde espera su llamado, el cual sucede una vez dicha información registrada,

tenga todos los elementos necesarios para ser sembrada en una nueva vida. Es decir,

cuando se genere el envase adecuado cuya madre encarnada resguarda la semilla

indicada, cuyo padre encarnado sostiene el territorio ideal, cuyo entorno enmarcará su

destino y una serie de aspectos para que esa semilla dé frutos regida por las diferentes

leyes universales.

Basados en la unión sexual de padre y madre cuya esencia divina crea vida, el hijo/a alma

se desprende del gran espíritu para iniciar su nuevo ciclo vital y seguir su camino

evolutivo en la espiral ascendente sostenida, resguardada y nutrida por la Madre Tierra y

el Padre Sol que son parte de un gran sistema cósmico diseñado para que cada uno de

nosotros logre su propósito. Es decir que el propósito está fundamentado en el amor que

nos impulsa a expandirnos en consciencia dentro de la red universal de la cual formamos

parte.

Para enlazarnos y tejer con los lazos de amor, es prioritario, fundamental e imperativo

tener claro nuestro propósito. La humanidad ha estado velada y ciega ante la información

que nuestra alma lleva grabada y talvez esa es la razón de tanto desorden e ignorancia

que traen guerras y sufrimiento; nos hemos sentido perdidos en la vida sin saber qué

hacemos acá y mucho menos quiénes somos o a dónde vamos como raza. Hoy en día

muchas personas han despertado y llevados por la curiosidad, la intuición o una simple

corazonada se ven obligadas a entender de qué se trata la vida y bajo esa premisa han

logrado descubrir aspectos ocultos que tienen información relevante a la hora de

desarrollar su ser.

Te has preguntado, ¿cuál es el propósito de la vida? Y de ser así, dicho propósito ¿está

fundamentado en el amor? ¿Qué es el amor? Las bases en las que está sentada la

misión, ¿tiene la fuerza del amor? De ser así, podemos estar seguras/os que tenemos la

firmeza, y hagamos lo que hagamos, si hay algún indicio del propósito que nos impulsa

como humanos, vamos a lograr cumplir esa misión para la cual encarnamos en este

mundo aquí y ahora.

Cada alma al encarnar, deposita la semilla del amor en el cuerpo biomolecular y

valientemente cada corazón debe entregarse para romper el cascarón, generar una

expresión propia, echar raíces en la tierra que habita y elevar el espíritu hasta el cielo

mientras embellece la vida con sus obras y alimenta el mundo con sus logros.

Todos y cada uno de nosotros tenemos el propósito de iluminar nuestro cuerpo material

para elevarnos hasta tocar al ser supremo que nos tiende su mano radiante para

impregnarnos del amor que nos trasmite iluminando nuestro ser y creando el vínculo

divino en cuerpo y alma. Como especie humana también tenemos un propósito y es

evolucionar con la Madre Tierra y cuidarla, así como ella lo hace con nosotros.

La esencia sexual contiene dicha información y, a medida que la pongamos a circular de

forma consciente, iremos despertando y accediendo a ella, de esta forma nos


conoceremos cada día más, sabremos y entenderemos eso que somos, lograremos

retirar el velo de la ignorancia y finalmente iremos dilucidando ese propósito basado en el

amor que nos mueve.

Si aún no has descubierto el propósito de tu vida talvez porque fuiste concebido/a en un

entorno en el que el amor no formaba parte, o porque has sido maltratada/o, abusada/o y

en tu ser el aspecto amoroso no ha tenido lugar, por lo que no sabes con exactitud qué se

siente cuando la fuerza del amor nos invade, con mayor razón es menester y urgente

reanudar ese vínculo con nuestro aspecto divino, y la esencia sexual nos permitirá

reconectarnos desde nuestro cuerpo. La vía de la sexualidad consciente nos invita a

caminar con placer para alcanzar el estado de dicha y plenitud en el que se vislumbran

rasgos de nuestra luz interna y se activan enlaces con nuestra alma que contiene la

información sagrada.

En el primer nivel vimos con el ejercicio del auto-toque erótico amoroso una técnica para

conseguir dichos estados de bienestar y felicidad al alcanzar el orgasmo, ese momento

donde la esencia sexual llega a su máxima expresión enlazando las polaridades y

permitiendo que nuestra personalidad, el yo, el ego, se fundan con el alma permeando el

ser con el amor que se irriga desde el gran espíritu. A medida que vamos sosteniendo ese

juego, esa danza en el auto toque erótico, accedemos poco a poco en estados alterados

de consciencia a la información que nos va a permitir, si somos conscientes y seguimos

las señales, transitar el camino del auto conocimiento para ir consagrando nuestro cuerpo

como un templo en cuyo altar está sentado el divino ser que somos con la claridad para

gobernar nuestra vida de la mejor manera posible.

La esencia sexual activada conscientemente con el auto-toque por medio del placer nos

lleva a despertar esa fuerza que nos inspira a elevarnos como dioses en la Tierra,

hagamos lo que hagamos debemos saber que el principio de amor es el que mueve todo

en el universo.

No importa el tipo de experiencias que hayamos vivido en el pasado, seamos conscientes

de que las bases del amor están presentes en todo cuanto hagamos si partimos de

nuestro centro cardiaco donde se ubica el corazón espiritual. Por medio de la respiración

y la visualización, es prioritario que vayas a ese lugar particular, entra en tu corazón,

cierra los ojos en meditación y desplaza tu consciencia lo más profundo que puedas, capa

por capa y siémbrate ahí, como una semilla divina llena de aspiración para atraer la

divinidad hacia ti; con el tiempo sabrás cómo cuidar esa semilla que sembraste, cómo

nutrirla y sostenerla hasta cosechar los frutos de tu propio esfuerzo logrado con

determinación, responsabilidad, entrega, y devoción. De esa forma podrás cumplir las

metas concebidas en tu interior, cumplirás con el destino que has diseñado en lo profundo

de tu ser y sabrás sembrar nuevas semillas para continuar expandiendo tu vida en la

tierra y juntos como raza evolucionar con la Madre Tierra contenidos por la fuerza del

amor.

La tarea es percibir, contener y sublimar la esencia sexual con el fin de sentir el propósito

de amor. Cada vez que realices el auto-toque erótico, coloca la intención de expresar el

propósito de la vida y lo sueltas para que el universo te guíe en esa misión; recuerda

disfrutar el camino y escuchar las señales que te muestran la verdad y así dejar de

cometer errores que producen sufrimiento y modificar esos comportamientos por actos

que elevan la frecuencia del amor en ti y producen felicidad.

Es importante antes de iniciar una relación, una familia, un proyecto o ser parte de una

comunidad, tener claro el propósito interno de iluminar tu cuerpo trayendo la divinidad

hacia ti y el propósito externo que son las cosas que haces en el día a día, esto solo lo

conoces tú y nadie lo puede hacer por ti ya que es la chispa que vibra en tu corazón;


debes sentirlo para saber que es real, entenderlo para que tengas la claridad mental y

puedas darle la forma concreta de manifestación según tus gustos, afinidades,

tendencias, facultades, habilidades, virtudes y dones; y con la ayuda de tus ángeles y

guías espirituales cumplir la misión, accionando el propósito interno y el externo. Pídeles a

estos seres de luz que te acompañen, aconsejen y guíen ya que su misión es estar

contigo en ese proceso, debes hacerles saber que los necesitas ya que solos en la vida

no logramos casi nada, evolucionamos en conjunto y entre todos alcanzamos grandes

hechos basados en el amor. No es momento para rendirnos y mirar atrás, vivamos el

presente como un juego experimentando la vida cumpliendo con los propósitos interno y

externo para traer el cielo a la Tierra y vivir ese futuro ideal aquí y ahora.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page